domingo, 21 de febrero de 2010

Saldrá el Sol

Un nuevo capítulo en la Historia de nuestra Semana Santa. El Pleno de Hermandades de Penitencia ha aprobado incluir en la nómina de las Cofradías que realizan la Estación a la Catedral a la Hermandad del Sol. Lo hacía precisamente de la mano de una tregua de esta lluvia continua que estamos padeciendo. En la mañana del pasado sábado-la primera que este visitante identificaba como clara de Cuaresma-, no ha querido faltar esa luz que nos despierta los sentidos, para recibir a su homónima Hermandad.

No oculta este visitante su debilidad por esta corporación. Realmente todo aquel que sea amante del buen gusto, del hacer bien las cosas, reconocerá la valía de esta humilde Hermandad. La lluvia se ha vuelto a apoderar de La Ciudad y, con ese estado de ánimo apagado característico de los anocheceres de los Domingos de Cuaresma- donde todo lo que al mediodía parecía cercano, se muestra ahora lejano-, este visitante reflexionaba sobre lo que supone esta nueva incorporación.

En esta mediocre evolución en la que vive instalada nuestra Semana Santa, tanto en sus valores, como en su estética, esta Hermandad supone un soplo de aire fresco. Frente al viciado modelo de lo “muy sevillano” – este visitante se echa a temblar cada vez que escucha esta “definición”-: esa repetición de los cánones estéticos marcados por Rodriguez Ojeda; esos Misterios con pasajes de la Pasión cargados de romanos y olivos; costaleros que se creen los verdaderos protagonistas de la celebración; o esos desfiles de Bandas de CC y TT –“nazarenos-orquesta” incluidos-; frente a todo esto, nos llega esta nueva Hermandad.

Este visitante hace tiempo que la conoce. Se va a echar de menos del Sábado de Pasión, cuando contemplarla parecía algo exclusivo –simplemente el repertorio musical del Palio era una gozada-, pero encajará perfectamente el Sábado Santo. Su apuesta es arriesgada en estos tiempos. Apostar por recuperar elementos perdidos en el tiempo, reinterpretándolos a los tiempos que corren, es arriesgado. Adoptar un titular cristífero que represente una visión profética como es el Varón de Dolores, es arriesgado. No se capta de inmediato, y esto, en estos tiempos de búsqueda de la satisfacción y reconocimiento inmediato, no gusta.


Buscar un cortejo a la vez elegante y singular, cargado de simbolismo y elementos recuperados, innovando con túnicas de ruan verde, no es lo inmediato.

Pero el gran acierto de esta Hermandad, y su gran aportación a la Semana Santa (posiblemente desde la incorporación a la nómina de Los Servitas en 1972 no se aportaba estéticamente-el incremento cuantitativo no ha ido siempre de la mano de uno cualitativo-), es sin duda el Misterio de la Sacra Conversación que se representa el Paso de Palio. Algo que era común en pasados siglos (en Hermandades como San Isidoro, La Esperanza de Triana, o el Valle), y parecía haberse perdido para siempre (hubo un intento de Jesús Despojado de recuperarlo), se podrá ver en la calle el próximo Sábado Santo.



Gana La Ciudad recuperando esta bella estampa que hasta ahora solo se podía contemplar el Domingo de Resurrección con la Virgen del Valle, pero que se seguía manteniendo en otras ciudades. A modo de anécdota en Jerez, la Virgen de la Piedad de la Hermandad del Santo Entierro, se rodea de San Juan y las Tres Marías.



Estas son sus cartas de presentación. Como todo en la vida, iran mejorando, pero las bases están puestas. No ha sido fácil el camino. De hecho aún tiene que pasar un último trámite en Palacio para su incorporación plena. Pensarán por el Plantinar que el esfuerzo habrá valido la pena. Muchos en La Ciudad, pensamos que también, que entre estos nubarrones que acompañan a la evolución de nuestra Semana Santa, es de aplaudir que de vez en cuando salga el Sol.



Enhorabuena a esta querida Hermandad.

11 comentarios:

El callejón de los negros dijo...

Saldrá. Porque siempre sale. Pese a ellos.

Antonio

eventoensevilla dijo...

Magnífica hermandad. La vi casi por casualidad hace años y desde entonces la he visto varias veces el Sábado de Pasión. Este año no faltaré el Sábado Santo buscando nuevas perspectivas por calles inéditas.

Un saludo.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Que maravilla de pasos y de procesiones, las he visto alguna vez aunque no soy de Sevilla, espero volver pronto.
Saludos

Zapateiro dijo...

Yo podría considerarla la hermandad de mi barrio pues aun no viviendo en el plantinar, sólo me separan de él dos calles.

Sé lo mucho que han luchado y el cariño que siempre le han puesto a la hermandad. Sé lo bien integrada que está en el barrio. Me consta la vida de San Diego de Alcalá. Me fascina el gusto que le ponen a todo con escasos medios y sin miedo a romper moldes.

Les deseo todo lo mejor y un sábado santo espléndido, para disfrute de todos.

P.D: la Virgen del Sol es, sencillamente, un delicia.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Esperemos que sigan el camino que hasta ahora han llevado y no caigan en el error de otras Hermandades cuando han llegado a la nómina, por su bien y el de todos los sevillanos.
Un abrazo Edward

Moe de Triana dijo...

Muchísimos son los amigos que tengo bajo esas trabajaderas y en ese cortejo, espero que disfruten tela del telón este año y que lleven a gala el orgullo de pisar la Catedral de la mano de sus titulares.

Un saludaso.

Angel dijo...

Era fruta madura... y por fin terminó de madurar.

Tengo sentimientos encontrados tras la noticia.

Por un lado, estoy contento de que una Hdad. como la del Sol ingrese en la nómina de la Semana Santa, porque se merece que toda Sevilla contemple cómo con tan "poco" se puede hacer tanto, tantísimo. Elegante, sobria, señorial, exquisita.

Por otro lado, me siento algo "vacío". Porque las Vísperas sin el Sol no serán las mismas. El Sábado de Pasión se queda desangelado. Y para colmo el hecho de no verla el Sábado de Pasión no será sinónimo de verla el Sábado Santo. Mi compromiso trinitario me lo impide.

No me queda otra que recordar las últimas estampas que pude admirar de la cofradía del Plantinar el año pasado... y el YouTube, para ponerme los dientes largos.

Mi más sincera enhorabuena a la Hermandad del Sol.

La verdad esta ahi fuera dijo...

Habra que ver como evoluciona su cortejo y pasos. No parece facil mantener una tunica de ruan verde en un barrio, y llevan una banda de cornetas y tambores (si es la suya) excesivamente moderna para el perfil de cofradia que quieren modelar.

Suspiros Cofrades dijo...

Muy buena exposición de lo que muchos pensamos, para mí has dado en el clavo en una cosa fundamentalmente: se aporta algo cualitativo, y no el cambio del número 59 por el 60. Creo que en unos años si no pierden el estilo se harán un hueco importante.

calamanda dijo...

Es magnífica...y el artículo es
estupendo.

Saludos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

me ha encantado leerte porque gente como tú hace de Sevilla una ciudad única.
Un saludo