miércoles, 23 de diciembre de 2009

Concierto de Navidad

Un Concierto de Navidad de la ROSS en el Teatro de la Maestranza. Sería una gran noticia para La Ciudad: que todos estos rumores acerca del recorte presupuestario de la ROSS y el Teatro de la Maestranza, se quedara a lo sumo en un ajuste de elementos superfluos. Finalmente el Ayuntamiento se desmarca de alcanzar las cifras de presupuestos anteriores y la calidad del programa la van a sufragar el resto de administraciones: Ministerio, Consejería y Diputación. Y digo la calidad, porque obviamente la cantidad menguará.

Respecto de la ROSS, aún no tenemos nada claro. Pero si le parece a este visitante muy significativo que el recorte presupuestario en tiempos de crisis haya llegado al mundo de la Cultura por la vía más directa. Quizás sea una lectura bastante simplista de deshacerse de todo aquello “accesorio”, pero resulta bastante flagrante que se ataque siempre por el mismo lado…desde luego una reducción de la Cultura no implica directamente una reducción de número de votos.

No deja de ser significativo, echando un vistazo al plan 5000 de inversiones para el año que viene, la barbaridad de partidas destinadas a mantenimiento y a terminar obras ya iniciadas, con imposibilidad presupuestaria de concluirse. El único apartado de Cultura es un Museo de Historia de Sevilla, que huele a Ley de Memoria Histórica. Sobre todo choca por los ideales que tanto airea el actual equipo de gobierno; una de las principales señas de identidad del Comunismo, fue el compromiso por poner la Cultura al alcance de todos. En ciudades con esta herencia es posible asistir a la ópera por apenas tres euros de entrada (como ocurre con la Ópera de Budapest). Es un servicio de la Ciudad, como la educación, o la sanidad.



Reflexionaba días atrás este visitante sobre estos asuntos, mientras disfrutaba de paseando de estas vísperas lluviosas y cuando se vio sorprendido por una Ciudad que parecía diluirse como una acuarela bajo la lluvia.



Metafórico o no, se componía a ojos de este visitante un cuadro Impresionista de inusitada belleza. La iluminación artificial fallaba parcialmente y ocasionaba cierta penumbra que creaba una visión diferente a la normal. Los aciertos en la transformación de la ciudad como la peatonalización de la Avenida, la incorporación de nuevos medios de transporte como el Tranvía o el Metro aparecían como manchas salpicadas de agua por todas partes.

Incluso los alrededores de la Plaza de la Encarnación tenían un aspecto romántico, desprovisto de su habitual gentío que rodea el mercado y la actividad comercial.



Al llegar a la Plaza Nueva un apagón inundaba toda la plaza; la luz solo provenía del sector Tetuán – Sierpes (aquel al que se le castigó sin alumbrado navideño); todo parecía una metáfora sobre una falta de luz en el gobierno de una Ciudad, en la que sale muy barato prescindir de la Cultura y, de paso, machacar la tradición.


Días antes esa misma plaza se animaba por un grupo de campanilleros que de forma espontánea creaba Ciudad, aquella que no componen los edificios, las calles, los medios de transporte, todas esas tradiciones, costumbres y elementos culturales que le dan un carácter.



Pero estos valores intangibles quizás no sean los que cuentan, que le vamos a hacer. Continuará este visitante con sus paseos, no sin antes desearles a todos una Feliz Navidad…aunque haya quien se empeñe en dar la Pascua.


¡Felices Pascuas!

3 comentarios:

Zapateiro dijo...

Genial entrada, como comienza a ser habitual por aquí.

Decisiones como las que comentas son las que ponen, más que ninguna, sobre la mesa la capacidad y la valía de nuestros regidores.

Como ha comentado recientemente alguien a quien quiero mucho, no son buenos tiempos para la lírica...

A pesar de todo, hay que felicitar las fiestas; así pues, !feliz Navidad!

eventoensevilla dijo...

Me alegro de que le dediques un post al tema de la Cultura, tenemos que hacer piña en estos tiempos de cirsis y recortes varios... :)

Lo del museo de Historia que comentas, me parece que se refiere a Antiquarium, se le ha dado un subtítulo así rimbombante para que suene más profundo, jeje.

Feliz Navidad y que el año nuevo nos traiga una ciudad mejor para pasearla, disfrutarla y vivirla :)

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Buena entrada y preciosas fotografías que muestran una ciudad diferente a la que acostumbramos a ver.
Muchas felicidades y un abrazo