jueves, 16 de diciembre de 2010

Vuelta de Paseo

Venía de vuelta de un frío paseo, entrada la noche, prácticamente vacías las calles, desangeladas salvo por la vida que se intuye tras muros y ventanas, cuando este visitante conoció la noticia del fallecimiento del gran Enrique Morente. No podía ser otro el ambiente para recibir esta noticia.



Quiere rendir este rincón su partícular homenaje al maestro con estos versos del poema “Vuelta de Paseo” de la obra "Poeta en Nueva York", de Federico García Lorca. Obra que tan magistralmente interpretó con los Lagartija Nick, en lo que fue un disco antológico: Morente en estado puro.

Asesinado por el cielo.
Entre las formas que van hacia la sierpe
y las formas que buscan el cristal,
dejaré crecer mis cabellos.

Con el arbol de muñones que no canta
y el niño con el blanco rostro de huevo.

Con los animalitos de cabeza rota
y el agua harapienta de los pies secos.

Con todo lo que tiene cansancio sordomudo
y mariposa ahogada en el tintero.

Tropezando con mi rostro distinto de cada día.
¡Asesinado por el cielo!


Ya culminó su “Vuelta de paseo”, aunque antes, no se si intencionadamente, tuvo un guiño con La Ciudad en el último de sus trabajos. Casualidad o no, su obra póstuma “Nanas de Oriente”, estaba inspirada en la melodía de Amarguras. No fue el éxito que esperaba, pero para este visitante será el mejor colofón para su carrera; como en la película Semana Santa de Gutiérrez Aragón con las puertas de San Lorenzo cerrándose, a los sones de Amarguras nos dejó Enrique Morente: es el epílogo de su flamenca banda sonora para su particular “Vuelta de Paseo”.