miércoles, 1 de julio de 2009

Aquellas "Lagrimas de San Pedro"

Alguna recompensa tendría que tener estar una noche de domingo hasta altas horas de la noche ultimando una entrega.

En el lugar de trabajo de este visitante, las horas las marca el campanario de San Isidoro, y el tiempo estacional la gran torre atalaya de la Catedral; sus largas campanadas suelen coincidir con cultos especiales (recientemente el Corpus, en breve a la Virgen de los Reyes…). Si os ubicáis en este laberinto de calles que comunican la Alfalfa con el Palacio Arzobispal, casi podréis imaginaros el silencio que –salvo al paso de cualquier vehículo- suele invadirlas. El paseo por estos callejones suele ser una de mis dosis diarias de desconexión.

Volviendo al inicio, sería sobre medianoche cuando una de esas largas campanadas entraba por el balcón rompiendo un silencio que ya empezaba a ser pesado. Toda la calle se llenó de este sonido, hasta que volvió a ocuparla un silencio, que esta vez se interrumpía por un pasajero extraño; un leve y repetitivo toque de corneta. Son, que a cada repetición se hacía mas fuerte hasta que se escuchaba nítidamente. Las Lágrimas de San Pedro, hermosa tradición recuperada recientemente y ejecutada por la Banda del Sol, llenaban La Ciudad.



En este momento, este visitante hizo un viaje en el tiempo, aquello sones parecían llevarle a épocas pasadas: sonaba a antiguo. Puede parecer banal, pero una emoción total fue embargándome fruto de esa mezcla de la soledad de esas calles a esas horas de un domingo, con esos toques de corneta que sonaban a leyenda; un momento mágico.

Siguió este visitante con su trabajo con la sensación de que La Ciudad, una vez mas –cuando mas decepcionado estaba de ella- le había brindado otra oportunidad de reconciliación. Esos toques provenientes de la Giralda, habían llenado de ilusión esas calles vacías. “La Giralda al servicio de La Ciudad” pensé.

Al día siguiente, con los ecos gustosos de aquel momento, tiene que soportar uno como un comité de “expertos” de la UNESCO, se van a plantear que el conjunto de la Catedral, Archivo y Alcázar siga siendo Patrimonio de la Humanidad, por el impacto que genera la Torre Pelli, pidiendo la paralización de las obras. Supongo que estos “expertos” no vivieron la noche del domingo como este visitante, ni a la cantidad de momentos mágicos que como aquel, ha brindado, brinda y brindará a esta Ciudad.

Si Alguien juzga, que el peso de la Historia, la valía Arquitectónica, Artística y Sentimental de este conjunto arquitectónico, depende de la construcción de un rascacielos, por favor que me lo explique. Si no gusta la construcción de la Torre Pelli que se diga, pero no me utilicen a la Giralda de rehén para chantajear al ciudadano con amenazas respecto a su condición de Patrimonio de la Humanidad. Por ahí no paso. Dicen los “expertos” que decidirán dentro de un año sobre esta situación, por mi como si se toman seis, o no se acuerdan mas de esta Ciudad para otorgarle medallitas de quita y pon según se construyan o no rascacielos.

Las “Lagrimas de San Pedro”, del pasado domingo, serían por esta estrambótica situación. Pero para este visitante significaron una experiencia incatalogable.

10 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

No tienes mal sitio de trabajo compañero, ojalá yo pudiera decir lo mismo.
Lo que manda huevos es que para creernos las maravillas que tenemos nos lo tengan que decir extraños. Recordarás el año pasado con la Alhambra de Granada.
Ya lo decía "el Pali": Tiene que ser gente extraña la que venga a descubrir, las cosas que tiene España al pie del Guadalquivir.
Un abrazo.

MARIA dijo...

No cogé ventaja,no era el Pali. Eran los Romeros de la Puebla.
De algo tienen que comer los de la Unesco, pero, la torre, es fea con ganas.

América dijo...

Torre Pelli.... Vamos yo es que no entiendo,con todas las cosas que hay hay rescatar,mantener y cuidar en esa maravillosa ciudad.....
Possen verdaderos tesoros....

Juanlu dijo...

Siempre voy a escuchar las Lágrimas de San Pedro a las 12 de la noche, no es que me guste mucho la música que tocan, pero sí me encanta la estampa de que a las 12 de la noche suene música desde la Giralda de Sevilla.
Un saludo amigo

Miguel Angel dijo...

hola muy buenas noches, mi nombre es miguel y soy uno de los clarineros de la banda del sol que tiene la inmensa dicha de subir a la giralda cada 29 de junio... sólo puedo hacer una cosa que es apludir este texto que humildemente dedica a una de las tradiciones más antiguas de nuestra bendita ciudad... sin más me despido sin antes invitarle a compartir cada año junto a nosotros esta antigua tradicion sevillana.

El callejón de los negros dijo...

El sonido de la campanas viejas de la ciudad... ese si que es patrimonio de la humanidad.

Genial entrada sosegada y profunda como el tañido de esas campanas que nos cuentas...

Y los sonidos de la banda del Sol...

Que no se pierdan otra vez...

Antonio

Du Guesclin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Du Guesclin dijo...

Pues no he ido nunca a escucharlas, pero me lo apunto para el año que viene.

¿Por cierto, que pondrían en las lágrimas de la Torre Pelli? ¿música disco o bacalao?

Jeje, ahora en serio. Como sabes no estoy a favor de la Torre, pero lo de la Unesco es para apedrearlos con las ruinas de los Budas de Bamiyán...

Saludos.

PD. Ayer entré en el foro oficial de la ETSA y en un blog que tienen. Da miedo, y te lo digo sinceramente; si quieres te paso el enlace, pero es increíble como han cambiado las cosas en estos pocos años. Pánico...

Moe de Triana dijo...

Que no cese jamás esta tradición tan sevillana.

Yo ese día en la tasca siempre pongo lagrimitas...de pollo.

¡Un saludasso miarma!

Edward dijo...

No cogé ventaja, un poco de todo, desde fuera muchas veces se ven las cosas mas nítidas, y muchas veces si te fijas siempre en lo mismo, acabas distorsionando la imagen que tienes, conviene echarle un vistazo desde fuera.

Maria, esá claro que quien sea "experto", debe de comer de algo, pero que no le regalen el oido a quien les quiere oir.

America no es incompatible una cosa con otra. Si nos limitamos a mantener todos los tesoros que tenemos, no se realiza nada nuevo.

Juanlu me alegra un montón verte por aqui. La estampa es mágica desde luego.

Miguel Angel, solo me queda agradeceros que contribuyais a recuperar estas hermosas tradiciones. Gran labor de recuperación la de la Banda del Sol en esta ciudad (y por extensión a vuestra Hermandad).

Antonio brindo porque no se pierdan estos sonidos tan mágicos que tenemos en esta ciudad. Patrimonio auténtico.

Sergio me tienes que poner el link del foro de la ETSA, a ver si echi un vistazo. Los de la UNESCO unos ARTISTAS.

Moe lo llego a saber y me paso por tu bar,que a esas horas ya no sabía donde ir que estuviera abierto, y no veas lo esmallao que andaba.

Un abrazo para todos