martes, 23 de diciembre de 2008

Felices Pascuas

Es la frase que resume mi sentir general en estas fiestas. Es la expresión para felicitar estas fiestas de mis abuelos y parece sacada de otra época. Me trasmite mas que ese “Feliz Navidad” que suena a villancico algo insoportable (prospero año y felicidad, I wanna wish you a merry christmas…).

Mucho se habla y escribe sobre los sentimientos que nos crean estas fechas, casi siempre contradictorios, como sin término medio…o se disfrutan o generan gran tristeza. Ya que estas pueden ser las impresiones generales, me interesan esas cosas particulares, aisladas, que en esta época del año nos marcan sobre cualquier otra.

Y este visitante, se dispone a realizar un paseo por la ciudad en estas fechas, para contar aquello que le produce cierta felicidad, felicidad que se puede descubrir en este caminar, felicidad por Pascuas…quizás solo sea un sentimiento reconfortante de ilusión de tiempos pasados, pero es esta evocación de recuerdos que quiero que sea mi tarjeta de felicitación.

Este paseo podría empezar tas recorrer la calle Feria, una mañana fría, encaminándome por Regina hacia la Encarnación. Llega un eco de bullicio proveniente del mercado que invita pasar. Se nota un movimiento especial, de compras singulares…no me importa el continente de este espacio (que ya es decir), los ojos no van mas allá de los puestos…me vienen recuerdos pasados en el mercado de Puerta de la Carne, -cuando aún ignoraba que era uno de los mejores edificios de arquitectura contemporánea de la ciudad-, de mano de mis abuelos haciendo la cesta de Navidad.

Es hora de un café, sobre la barra del bar una fuente de polvorones, y una guirnalda vieja sobre un espejo lleno de estrellas y campanas de polvo blanco se destaca en la pared, de los estantes cuelgan participaciones de lotería de las Hermandades…quizás si es el día adecuado, en la radio resuena la cantinela de San Ildefonso. Un sencillo “felices fiestas” al pagar al anónimo camarero me reconforta.

Por la calle José Gestoso, de repente entro en una Navidad pasada, con miles de miradas de figuritas de barro atravesando los escaparates. De fondo suenan villancicos clásicos…nada que ver con el machacón martilleo de los centros comerciales…Estas calles de la ciudad son tranquilas, parece que el reloj va mas despacio, y está anclado en otros tiempos.

Me encanta esta zona de la “mitad” norte del centro de la ciudad, aún no ha sido invadida por la fiebre comercial, y es posible disfrutar de estos detalles.


Al finalizar la calle, en un trozo de tela sobre una pared se puede leer la leyenda “Belen” (igual de emocionante que cuando rece “Capirotes” semanas mas tarde), e invita a pasar a visitar una Iglesia. Me vienen recuerdos del “nacimiento” del Convento de San Buenaventura, en una sombría y silenciosa iglesia donde solo se escucha el chisporroteo del agua de una fuentecita. Ahí en voz “bajita”, casi no me atrevía a comentar lo que veía.

En las plazas, como la Alfalfa o San Lorenzo se reproducen las flores de Pascua en los puestos, no hay mejor adorno que evoque el sentido de estas fiestas.

El paseo de noche es distinto, mas meláncólico. La alegría de las luces navideñas contrasta con esas otras calles sombrías en las que parece que no es navidad…las figuritas de belén ya parecen no tener vida, el mercado parece un edificio fantasma donde resuenan ruidos mañaneros, el bar se oculta tras un cierre metálico… la ilusión de la mañana se vuelve en inquitud por llegar a casa, a esas cálidos hogares que relucen iluminados tras amplios ventanales.

Sin embargo, en este callejear sombrío de repente rememoro la esencia de la Navidad en Sevilla, es en la calle Doña María Coronel, donde reconstruyo una de las leyendas más mpresionantes de la ciudad, la que escribiera Bécquer sobre Maese Pérez el Organista, a quien visualizo dirigiéndose a San Pedro para tocar en la misa del Gallo.

Salgo de esa calle, y el bullicio, tráfico y las luces casi fatigan la extraña sensación de paz en la que me he envuelto, parece tanta fiesta sobrepase un poco…pero vuelvo a reconfortarme de nuevo, sobre la fachada de San Pedro ya aparecen los anuncios del Quinario del Gran Poder y la Novena de Pasión…no hay solución de continuidad, ni en sentimientos, ni en acontecimientos. Esta es mi ciudad, mi ciudad en Pascuas.
Felices Pascuas a todos.

8 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Gracias por el paseo, me ha encantado.

Felices Pascuas, ya sabe está invitado a la fiesta.

Antonio J. dijo...

Gracias por llevarnos por esa ruta tan sevillana... La próxima vez que pasee por el centro te aseguro que daré cuenta de esos detalles que mencionas y que a veces, guiado por el reloj, me pasan desapercibidos...

Estas navidades son especiales para mí, me toca vivirlas desde el lado de la tristeza que mencionas... Pero ello no me impide tener la esperanza de disfrutarlas con la ilusión y alegría de un niño en años venideros....

Y os aseguro que el niño que llevo dentro se encargará de ello...

¡¡¡Felices Pascuas a todos!!!

América dijo...

Felices Fiestas, Felices Pascuas.
gracias por un recorrido tan especial preciosa entrada.

Juanlu dijo...

Bueno sólo quería felicitaros a todos una FELIZ NAVIDAD, espero y deseo que la luz del mundo que va a nacer, deje todo el brillo de su amor en cada uno de vuestros corazones, para que en estos días meditemos cual es el verdadero sentido de la Navidad, y al descubrirlo podamos llevarlo a la práctica todos y cada uno de los días de nuestras vidas.

Piripi dijo...

Felices Fiestas de parte de dos de tus seguidores más incondicionales a aquellas tierras castellano-manchegas donde te encuentras con parte de los tuyos para pasar estos días.

Desde el Café Alhondiboheme (o Alhondiste, como prefieras) estrenando posavasos, besos y abrazos para todos vosotros.

María_azahar dijo...

Te deseo una muy Feliz Navidad.

Un abrazo.

Du Guesclin dijo...

Esperaba felicitarte en persona este sábado pasado, pero los resfriados hacen estragos....

Felices fiestas y tenemos un cafelito pendiente!

Saludos.

Alguien en la ciudad dijo...

Espero que todos hayais pasado con mas om enos ilusión estos dias.

He estado fuera unos dias y tenía esto un pelín desatendido.

Ásí que Luz de Gas, Juanlu, America, Piripi, Maria Azahar gracias por compartir este rincón en estas fechas, así como a tantos otros que también han entrado a comentar como el Aguaó, Hispalis, Glauca, Angel, Miguel Angel, Callejón de Los Negros... a los cuales considero parte importante de este rincón.

Du Guesclin deseando estoy de tomar ese café, tenemos conversaciones pendientes...

Antonio J contigo quiero cerrar este comentario, ya es a quien mas quiero mandar ese abrazo que te hará falta en alguna ocasión; y la vez tengo que felicitarte por no perder la esperanza, eso es fundamental.

Un abrazo a todos