sábado, 29 de noviembre de 2008

La portada del siglo XXI

Esta semana se ha inaugurado en el Colegio de Arquitectos Técnicos, una exposición sobre el concurso para el diseño de la portada de feria. Ya pocos no conocerán el diseño ganador (se titula “De la feria a los toros” y mimetiza la arcada da la Maestranza y un frontón triangular de una caseta), pero me interesa resaltar una tendencia que desde que se realiza este concurso se está generalizando mas: diseños de portada de estilo contemporáneo.

Hace dos años, coincidiendo con el arranque del Proyecto de la Encarnación del alemán Jürgen Mayer, aparece un diseño titulado “Volantes Pasantes” que se inspira en la planta de dicho proyecto (diseño que por otro lado se ha ido presentando sistemáticamente a sucesivas ediciones del concurso).


El año pasado se concedió un segundo premio a modo de Accésit a la propuesta llamada “Portada A-Portada”, del estudio de arquitectos EFMC. Dicha propuesta resulta interesante al configurarse espacialmente con motivos de forja de rejería Sevillana (interpretando la portada como reja del balcón de la ciudad, que es su feria), que graciosamente se asimilan a los brazos de dos gitanas bailando sevillanas. Este punto resulta novedoso al no mimetizar directamente un motivo arquitectónico (toros, como arcada de la plaza de la Maestranza + feria, como frontón triangular de un caseta = portada un poco evidente), si no que se inspira en estos para crear una determinada forma.


Pero sigue la serie, este año el estudio de arquitectura (bau)m, ha conseguido de nuevo el Accésit por su propuesta “Me cogiste de la mano”, en ella se nos presenta un pórtico cuya geometría se inspira en los movimientos de la mano de un gitana bailando.



Estas propuestas aparte de su diseño innovador, abren debate sobre nuevas formulas de iluminación, tales como proyecciones. Hay que tener en cuenta que el sistema de iluminación actual basado en lámparas incandescentes tiene sus horas contadas, y mas tras la última normativa de eficiencia energética de iluminación de exteriores, que afecta de lleno a alumbrado navideño y de festejos.

Por tanto, y llegados a este punto, me planteo una serie de reflexiones:

¿Tiene cabida un diseño innovador de la portada de la feria? Entiendo que el peso de la tradición en Sevilla es mucho, y hay necesidad de reconocer lo que se ve, y no de buscarle un parecido (“las setas de la Encarnación”, o el “pene erecto de transformer” como cierto articulista sevillano definió al puente del Alamillo), por que si no crea inquietud…y es lo último que queremos en la feria. Aun así pienso que este peso de la tradición debe ser un elemento que modere actuaciones, evitando que se haga cualquier cosa, pero nunca hay que dejar que se convierta en un lastre que impida un evolucionar lógico con los tiempos.

¿Es sostenible el sistema de iluminación actual de la feria? Hay que reconocer que actualmente la feria es una “bomba” de consumo eléctrico, y rema en contra de los cauces actuales de eficiencia energética. Es verdad que “el cielo de farolillos” nos gusta a todos, pero en los años de lluvia se convierte en un “cielo de bombillas” que consumen un montón y no tiene tanto “chiste”. Como lo que importa en realidad es el adorno, se podrían sustituir las lámparas de incandescencia por otras bajo consumo o leds…

¿Coincidirán todos estos cambios con una nueva imagen en una nueva ubicación, como el Charco de la Pava? Desde luego si éste traslado se produce algún día habrá que replantearse estos puntos…y otros mucho, como trazado de calles, seguridad en casetas y demás…pero eso mejor lo dejo para mas adelante.

Tras todo esto decir que a mi me gusta la feria tal como está, pero reconozco que entre otras cosas por que “eso ha sido así de toda la vida”…frase número uno para argumentar los no-cambios en esta mi ciudad. ¿Tiene suficiente peso esta argumentación?

8 comentarios:

Du Guesclin dijo...

Además del peso de la tradición hay otro factor que a mi juicio pesa bastante a la hora de tomar decisiones, y es la imagen.

En un pueblo o en otra ciudad te puedes tomar la licencia de innovar y hacer algo diferente, pero, ¿realmente necesita la Feria algo diferente?

La Feria de Abril, como la Semana Santa, es una marca, tiene peso específico por sí misma, no necesita llamar la atención o innovar para tener personalidad propia. Por ello, y mas en una ciudad donde la tradición tiene un valor tan marcado, es muy difícil que nadie se salga de los cánones marcados, entre otras cosas porque al mínimo resbalón le pueden llover palos de todos lados.

Por cierto, me has traído a la memoria cierto profesor de la escuela que quiería diseñar un palio de Semana Santa moderno... No se que saldría (seguramente nada destacable, ya que de ésto hace mas de 5 años...)

Saludos.

Miguel Angel dijo...

Mané caña al mono que es de goma.

Un abrazo desde Alicante.

alguien en la ciudad dijo...

Tienes razón con lo de la imagen Du Guesclin , pero por eso mismo hay que cuidar el diseño de la misma, por que la fórmula actual corre el riesgo de caer un masdelomismo . No seré yo quien diga que la portada debe de ser contemporánea, pero la mayor variedad de propuestas en un concurso, debe fomentar que aumente la calidad del resultado..y creo que eso no está ocurriendo.

Parece que está preestablecido un modelo demasiado manido que por lo efectista puede llegar carecer de calidad. Como un ir a lo facil , no se si me explico.

No sabia lo del palio que me cuentas, ¿qué profesor era? Pues ese tema me parece interesante..de hecho quiero realizar una entrada con esa temática..por introducirlo ¿conoces el nuevo paso del Nazareno de Carmona?

Saludos para Alicante Miguel

Un saludo

Miguel Angel dijo...

No se puede vivir estancado en un modelo conservador eternamente. Hay que evolucionar, hay que innovar, hay que descrubir nuevos caminos con la experimentación...
Yo no digo que se renuncie a los caminos y sistemas ya establecidos, pero, ¿qué hay de malo en que se exploren nuevas vías? ¿Qué hay de malo en que además de explorarse, se potencie esa exploración?
¿Qué habría ocurrido si Colón no hubiera tenido financiación para su proyecto?
Por qué no se potencian más esas nuevas ideas, por qué no se publicitan más.
Fijaos en las cifras económicas de vuestra ciudad, porque lo mismo que véis en la arquitectura se puede aplicar a todas las áreas.
Así os váis a quedar estancados... Es una lástima, Sevilla a veces me recuerda a los ultra ortodoxos de la iglesia católica, esos por lo que si por ellos fuera volvería la Santa Inquisición a hacer de las suyas.
Ahí queda dicho, ya me he desahogado. ;P

Du Guesclin dijo...

Jeje, tampoco es tan bestia la cosa, Miguel Ángel. Es cierto que hay que evolucionar, es cierto que hay que progresar, es cierto que hay que avanzar; pero no menos cierto es que tampoco se puede hacer tabla rasa y partir de cero.

En una ciudad como Sevilla el pasado no es importante, es fundamental. Y siempre se debe evolucionar pero teniendo en cuenta ese pasado. O eso creo.

Esa exploración se potencia; de hecho, los modelos que ha expuesto Mané son impensables de que ahora mismo se ejecuten, pero también tienen premios y distinciones; es decir, se tienen en cuenta y tarde o temprano alguno llegará a buen puerto (o eso espero).

El tema de "ir a lo fácil"... pues sí, es que al fin y al cabo son los que ganan. Espero que cuando se hayan aburrido hacer portadas inspiradas en el Arco de la Macarena o el Puente de Triana esto evolucione.

Es curioso, pero tristemente (para mi, no me gusta la tauromaquia) en los carteles de la Maestranza si que se está continuamente evolucionando... Por ejemplo el de este año era de Barceló.

El profesor era Antonio Sáseta y ya digo, supongo que desistiría...

Saludos.

Alguien en la ciudad dijo...

Si que te has quedado agusto Miguel Angel, jeje! Pero no te falta razón con el aviso. Como ya ha comentado Du Guesclin sería un error olvidar el pasado, porque sería darnos la espalda a nosotros mismos. Pero ya que tenemos la cuerda bien atada en el pasado, hasta buscar un equilibrio que la tense (y consiga un modelo de evolucionar lógico y coherente de la ciudad), es necesario tirar de esta con fuerza y tintes de futuro. Si el listón lo pones bajo..si que llega el peligro de estancarse.

Las portadas que aparecen pueden interpretarse como prototipos que, con mayor o menor acierto, tiran de esa cuerda hacia el futuro.Juegan un papel fundamental hacia posibles cambios.

Me gusta poner el ejemplo de la moda de la ropa. Obviamente por la calle no se ven los modelitos de las pasarelas de alta costura, pero gracias a esa experimentación se ha conseguido una evolución en algo tan conservador para el ser humano como la forma de vestir.

Ya que comentas lo de la Maestranza, te adelantas a mi próxima entrada, que tratará sobre carteles de fiestas en Sevilla, espero que os resulte interesante.

Lo del palio de Sáseta...tela, muy propio suyo.

Saludos

Miguel Angel dijo...

Vaaaaale!!! Lo reconozco... he exagerado un poquito... es que soy de pueblo y no lo puedo evitar.

Pero no me neguéis que los tiros van por ahí.

Si queréis os pongo ejemplos de otras ciudades en las que se ha hecho un hueco el vanguardismo en cualquier ámbito de la vida. Con más o menos gracia, ahí es donde radica el quid de la cuestión, pero se alternan tendencias novedosas con lo tradicional.

Ya digo que nos pueden gustar más o menos los resultados, de hecho yo soy muy crítico con los contrastes, pero otros resultan im-presionantes.

A Sevilla le falta un espacio como el que tiene París: una zona super moderna, con grandes edificios de oficinas, con una réplica vanguardista del arco del triunfo, etc.

Alguien en la ciudad dijo...

Miguel Ángel , tus comentarios van bien encaminados, y seguramente es una imagen generalizada de la ciudad desde fuera, reforzada en cuanto que se conoce un poco. Yo también soy partidario de integrar lo contemporáneo dentro de la estructura de la ciudad, como símbolo de su evolución con los tiempos.

Refieres el barrio de La Defense, de Paris, quizás ese modelo para mi no sea el correcto, porque al final estás centralizando todo en un núcleo exterior, que responde a un horario y una actividad. No es algo que nazca de la trama original de la ciudad.

Aquí tenemos algo similar con la isla de la Cartuja, y si bien desde el punto de vista económico es un éxito, no se puede considerar más que un anexo a la ciudad.

Quizás la receta sea conservar siempre la esencia de la ciudad, pero cambiar un lenguaje. En la portada por ejemplo, veo mas factible innovar en la temática (refería ejemplos de movimientos de brazos, manos…) con alternativas a la mímesis pura de fachadas de la ciudad, que las formas en si.